No importa

No importa el olor, ni el tacto, ni tan siquiera la caída de su pelo. Sólo el levitar de su vestido al contoneo de sus caderas, esquivando al viento, burlándose de lo previsible.

No importa que mis ojos bailen tras de ti, si de ti no puedo esperar nada. Pero ¡ay! Cuando me miras con ojos traviesos dibujando tu travesura en mi retina… Mi cuerpo anula la distancia entre tu sonrisa y mis ojos, como un tren que sin frenos, imposible de detener su ritmo ante la joven ligada a las vías, arrolla con todo lo que se interpone.

No importa que mis manos jugueteen por debajo de tu vestido en medio de la calle, si sólo eres fantasía. Fantasía dulce y benévola, que al ver volar el vestido hacia arriba sólo la sonrisa pícara se siente desnuda, cómplice.

No importa que sean mis rudas manos las que con precaución de niño acaricien tus rosadas aureolas, ni que sean mis agrietados labios los que besen tu aterciopelada tez tostada. Si con ellas sopeso tu cuerpo sobre el mío y te hago mía; y si con ellos hago de tu sequedad la mía y de mi abundancia la tuya.

No importa que me convenzas para que no te acaricie más si no me frenas. Si al rebuscar por entre las bajezas de mi alma en tu vestido, no me encuentro fronteras que me detengan ni resistencia a la que abatir… Pero ¡ay! Cuando me besas el cuello y tú te dejas sentir.

No importa que de repente no haya mundo a nuestro alrededor, que se hayan desvanecido o tal vez hayamos sido nosotros. Pero no importa que no haya nada si Nada no tiene sentido contigo.

No importa que mi cuerpo te invada si ya no hay más fronteras que transgredir. Sin embargo, asedio tu ciudadela abatiendo las puertas con mi ariete, haciéndome prisionero de tu hospitalidad bajo tu yugo. Bañándome en tu amor y secándome en tus prietos labios.

No importa que te haya hecho mía en mi ensueño, ni tan siquiera que te haya llenado de gozo y yo vaciado de satisfacción. Si al volverte a mirar el baile a terminado y tú has girado dejando atrás mi evanescente traje blanco.

No importa que nunca hayas sido mía, por que yo sé que sí lo has sido.

Anuncios

About this entry